La larga espera (III)

Se me había olvidado escribir. De hecho, era la primera vez que empezaba un relato hablando de mí. Maldito egoísta. Corazón vacío. ¿Dónde dejaste olvidado el significado de las letras? Pero entonces te acordaste de ella. Como cada minuto de tu vida.

Eran las dos de la tarde y pasaban tres minutos de la cita. Años de vida juntos y aun llegaba pronto a los encuentros contigo. Hace tiempo que me hice adicto a esperarte. En cualquier ciudad. En cualquier contexto. La cuarta dimensión enloquece cuando pienso en ti. El tiempo se detiene, gira, me besa los labios, se va, vuelve y sigue su curso. Nunca sabrá la delicia en la que se convierte pensarte durante eternos segundos esperando tu llegada. Sigue leyendo

Anuncios

Quiero abrazarte tanto

Llevaba tiempo desconectado de la música. De la escritura. De la radio. De aquellas pequeñas cosas que siempre me hicieron ser quien soy. Sí, en esencia, sigo siendo yo. Sí, en esencia, sigo haciendo un poco de todo (montando nuevas asociaciones, diseñando logotipos, ayudando a otras personas en todo lo que pueda, trabajando con ilusión, conociendo nuevos lugares, disfrutando del arte, de museos, de los mercadillos de calle, de festivales, de series, de cómics…). Pero algo faltaba (sin haberme dado cuenta). Sigue leyendo