Un regalo

Muchos dicen, quizá no sin razón, que San Valentín es tan sólo un invento de los centros comerciales, con el único objetivo de sacarse un dinero extra.

¿Y qué si lo es? A mí me gusta hacer y recibir regalos, es esta fechas y en cualquier otra. Resulta que, a aquellos olvidadizos, les recuerda que alguien vela siempre por ellos. O al menos, que alguien te tiene la sufiente estima como hacerte un regalo.

Y un regalo no tiene por qué ser material. Por ejemplo, yo os voy a dejar uno aquí, para que no os quejéis. Y si creéis que lo hago por cumplir, estáis equivocados. Realmente me importais aunque a muchos no os conozca. Aquí va mi regalo:

Amor, siempre amor.

La noche vigila con ojos de luna
la danza inmortal de los refugiados.
E imparte su silencio mientras escruta
los sabores del amante inquieto, asustado.

El miedo a perder lo envuelve todo
y el sudor impregna su temor,
ya que le vuelve irremediablemente loco
escuchar de otros labios la palabra amor.

Amor por el que muere,
amor por el que mata.
amor, siempre amor:
amor que le delata.

Con sólo una palabra
su voluntad queda sellada.
Ha llegado el momento
de despertar cada mañana
al lado del más honesto
de los gestos que le regalan.

Espero que os resulte de agrado el regalo que aquí os dejo. Me conformo con que os despierte algún sentimiento, sea el que sea.

Besos y abrazos.

Anuncios