El día que conocí a Risto Mejide

Hoy ha sido el último día, este año, de una de las más memorables ferias que inundan Madrid en los momentos más hermosos del año. Y es que, como cada año, la feria del libro abrió sus puertas durante quince días, para cerrarlas durante otro largo periodo que a mí siempre me ha parecido eterno.

Me encantaría vivir en la capital, y pasearme cada jornada de estas dos preciosas semanas por el parque del retiro, entrar por la puerta del ángel caído y pasear hacia un universo de autores y editores, un suelo poblado de páginas escritas con las mejores y peores intenciones, donde crecen enormes árboles de ingenio y sopla suavemente un aire de cultura imposible de encontrar en cualquier otro lugar del mundo.

Me gustaría poder conversar, aunque tan sólo fuera cruzar un par de frases, con todos los autores que pueblan las avenidas ilustradas con los más bellos poemas, los ríos de tinta que corren paralelos a la sangre de mis venas, y recoger de cada uno de ellos esa esencia que se hace vital para la supervivencia de mi especie.

Leo, luego existo.

Escribo, luego otros existen para mí.

Y de entre todos los autores a los que podría haber saludado en un acto de tal esplendor, se me ocurre acercarme al (e)stand donde firma ejemplares el (probablemente) más odiado de los escritores conocidos.

Hablo, cómo no, de Risto Mejide.

Van seis ediciones de su libro en unos cuatro meses, y todavía hay quien piensa que se debe tan sólo a su condición de famoso. Pues qué quieren que les diga, conozco personas que rehuyen sus escritos tan sólo por ser quien es, por lo que su fama es tan productiva como todo lo contrario.

Lo que pasa es que, cuando lees a Risto, ya no puedes parar. Una anécdota: En los últimos años, sólo recuerdo tres libros que haya empezado a leer mi hermana. Probablemente haya empezado alguno más, pero yo no recuerdo.

El primero de esos libros, como izquierdista que es ella, se titula “Diario de un Skin”, de Antonio Salas. Supongo que la mayoría lo conoceréis. Es la historia del propio autor, el cual se cuela en distintas organizaciones nazis, y da numerosos datos sobre las mismas, de tal manera que algunas han podido desmantelarse gracias a su actuación.

El segundo, y por recomendación de una amiga suya, se llama “Veronika decide morir”, de Paulo Coelho. La verdad es que no lo he leído, pero siendo de Coelho, me imagino un poco la temática del mismo…

Ninguno de esos dos libros los ha terminado.

El tercer libro que ha empezado a leer recientemente, y que no sé si terminará esta vez, es “Pensamiento Negativo. Acierta mal y pensarás”, de Risto Mejide. Un personaje al que mi hermana odiaba y al que, movida por la curiosidad que le transmitíamos tanto yo como el resto de mi familia, ha empezado a leer con tal fuerza que, a día de hoy, va nombrándolo por todos los sitios a los que va. Como el mismo Risto me dijo ayer, refiriéndose al hecho de incitar a leer a alguien que, generalmente, no lo hace: “algo bueno tenía que tener”.

“A pesar de los pesares”, contesté yo con tono irónico. Como respuesta recibí un asentimiento y una sonrisa cómplice. En ese momento, Risto estaba firmando el libro de mi hermana, que llevaba mi madre en la mano, ya que ella no había podido acudir a la cita.

– Para Belén, es mi hija.
– ¿Es que a ti no te gusta?
– Me gusta mucho, lo que pasa es que me lo vio y se lo ha quedado
– Entonces pondré: “Para Belén, cuya madre tiene un gusto literario excelente”. Así nos piropeamos mutuamente.

Es mi turno:

– Buenas tardes Risto.
– Buenas tardes, ¿que tal?
– Bien, dedícalo a Samuel y Mirian. ¿Te puedo hacer una crítica?
– Claro
– Pues verás: “Bla, bla, bla…”
– No es la primera vez que me lo dicen, y tomo nota. Muchas gracias.
– Gracias a ti, por nombrarme en el ADN, en el último “Por alusiones”
– ¡Ey, tú eres un seguidor de los fieles!

Durante la conversación, Mirian, a mi lado, permaneció totalmente callada. Me retiré no porque tuviera ganas, sino porque veía que la gente de detrás iba a empezar a quejarse si no me apartaba de una vez… Lástima, me hubiera gustado continuar la conversación. Otra vez será. Espero. Quizá para su próximo libro. Quizá para mi primer libro. Si es que llega a existir algún día cualquiera de los dos.

El día que te merezca habré hecho tanto por ti como lo que tú ya has hecho por mí. Poner cara de que estás conmigo cuando nadie más lo está. Y ponerla hasta partírtela si hace falta por cualquier tontería indefendible que se me caiga de la boca. Hacer ver que tengo razón aún cuando ya hace rato que me la quitan de las manos, oiga.

Risto Mejide. El día que te merezca. En ADN.es el 13 de Junio de 2008.
Anuncios

18 comentarios en “El día que conocí a Risto Mejide

  1. No es santo de mi devoción. Ni me llama la atención lo más mínimo. No me suelen gustar tipos que hacen del hecho de ser desagradables su bandera. Hacerse famoso de esa manera, no me parece de recibo además.Sin embargo, me enorgullezco de ser muy respetuoso con cualquier clase de opinión y por lo que te leo y sé de tí, creo que tienes buen gusto, por lo que algo tendrá que tener el tal Risto. Je, je, je.Sea como sea, me alegro de que pudieras conocer a este personaje y de que pasaras un buen rato en la Feria del Libro.Yo también estuve en alguna ocasión y comparto todo lo que dijiste de ella. Es una cita obligada para los que amamos las letras.Un abrazo y a seguir bien, compañero. Suerte para esos proyectos que dices tener entre manos. Ya nos contarás.

    Me gusta

  2. Pues lo dicho. O no dicho. Quizas sea esa la parte de su exito.Dice lo que otros no decimos.El lo ha descubierto y ahora ha ganado lo suficiente para ir a la mejor peluqueria de la ciudad para ir a una cita en el mejor restaurante con una mujer impactante.Mientras tanto, yo que no lo he leido, seguiré siendo un meme producto de la sociedad. Pero que quizas algun dia lo lea y tenga que cambiar de opinión. Aunque nunca acepte una invitación de Risto para cenar. Paso de langostas. Me quedo con el recuerdo que me ofreciste de que yo, (ahora mujer catalana)aprendí a hacer volteretas en el Retiro!!!!! Me lo pasaba tan bien!!!! Besos.MOn

    Me gusta

  3. Escuchábamos ayer Samu y yo una entrevista que le hicieron hace poco a Risto en Anda Ya. No recuerdo sus palabras exactas, pero decía algo referido a que ser condescendiente no es bueno. Estoy 100% de acuerdo. Y, en el país en el que vivimos (no me ha pasado en otros, afortunadamente) se confunde la no condescendencia (o la verdad) con bordería. Qué mal acostumbrados estamos. Es cierto que, en CONTADAS ocasiones, Risto se pasa con los niños (por no decir niñatos en un acto arrebatador de educación que me ha dado) de OT. ¿De qué le sirve a una persona decirle “buenooo… no está mal… ánimo… lo harás mejor”? Pues probablemente en la siguiente gala siga haciéndolo re-mal. Si alguien dice “bailas fatal, pareces un palo en el escenario, desafinas y no lo das todo al público”. Hemos comprobado que esa persona a la gala siguiente lo hace bastante mejor, aunque sólo sea para callarle la boca a Risto.Pero no, los seremos humanos creemos que somos los más importantes del planeta (a pesar de convivir con otros seis mil millones de personas, que se dice pronto) y cuando nos critican nos sienta fatal y deducimos que esa persona “es que es muy desagradable”. A mí me pasa continuamente en mi vida. Cuando alguien hace algo y todo el mundo está ahí lamiéndole las botas (por razones que desconozco… ¿interés?) yo muchas veces digo “Pues no sé… me parece que esto no cuadra, que esto está mal, que esto se podía haber hecho de otra manera, etc, etc”. ¿Y qué imagen tengo yo? ¿No lo adivináis? ¡Pues claro! ¡De borde! Jopetas qué casualidad: verdades = bordería. Sinceridad = bordería. Decir lo contrario de los demás = bordería. Ser políticamente incorrecto = bordería.Será que somos un país bastante simplista. Pero vamos, yo que he estado por ahí fuera ya lo tengo asumido.¡¡¡Lo importante es la Eurocopa, chavales!!! ¿Qué hacemos hablando de estos temas pudiendo hablar de fútbol, por Dios? Antes eran los toros, ahora el fútbol… Tengo curiosidad por saber qué será mañana. ¿Carreras de hormigas? ¿Quién se corta mejor las uñas de los pies? En fin.

    Me gusta

  4. Olá Samuel!Depois de um kinder surpresa, um Risto que, pelos vistos, continua a surpreender-te. Eu não conheço a personagem, nem o que escreve, mas divirto-me a ler estas polémicas à volta de…Pode-se gostar de um autor como pessoa e não gostar do que escreve, ou da forma como escreve e o contrário também pode ser verdadeiro. Bons projectos e boa semana. Um abraço. Ana

    Me gusta

  5. .. queria escribirte para decirte que le digas a tu hermana que termine el libro de paulo coelho, al final, es cuando te entran más ganas de vivir que nunca, y cuando sientes que quizá, nunca tuviste la fuerza de darle el valor suficiente a las cosas. y aprendes a vivir de otra manera. no es como sus otros libros, yo los leí todos, y el de veronika, lo lei 5 veces, y aún me quedo con ganas de leerlo otra vez. un saludo..

    Me gusta

  6. Alatriste, creo que te equivocas (o quizá no, sólo es mi opinión). Risto no hace su bandera de ser desagradable. De hecho, en alguna entrevista, ha dicho que no cree que la gente quiera vera un tío diciendo borserías en la tele, sino que quizá lo que vende es la honestidad. De todas formas, cualquiera que le conoce o le hace una entrevista, dice que es una persona de lo más amable. Y sí, te aconsejo que leas a Risto, es muy buen escritor, al menos eso me parece, y una cosa no está ligada con la otra. Gracias por el abrazo, otro para ti.Difistinto, Risto ya tenía pasta antes de salir en OT. Un publicista de su categoría y además profesor de universidad no creo que tenga un sueldo de obrero. No hay más que leer los viajes que se ha pegado por todo el mundo. Me alegra haberte recordado momento felices. Gracias por seguir leyéndome.Lunazul, mejor que conocer a personas a las que admiras, es mejor encontrate con personas a las que no habías visto nunca, pero que sin embargo sí que son muy importantes en tus dias cotidianos, como me pasa con vosotros. Un beso, nos leemos.Daredevil, lo importante no es sólo decir la verdad, que bien es cierto que mucha gente la disfraza con eufemismos, sino también decirla de la manera más didáctica posible. Es verdad que algunas personas no reaccionan si no es ante la brusquedad de una frase, pero muchas otras podrían avanzar con unas palabras amables, aunque sean críticas. Hay que saber decir las cosas y a Risto, hablando aunque tenga razón, se le suele ir la boca, aunque escribiendo piense mejor las cosas. A muchos nos pasa, lo que pasa es que los demás no salimos por la tele, y sólo conocen nuestras palabras escritas.Ana, completamente de acuerdo contigo, existen muchos ejemplos en la historia, aunque a mayor nivel, como por ejemplo Juan Ramón Jimenez, Valle Inclán, o Camilo José Cela. Habrá que sugerir a Risto que traduzca su libro al portugues, jejeje.My, bienvenida. Le transmitiré tu consejo a mi hermana. A ver si me hace caso, jajaja.Un saludo para todos, compañeros, nos vemos en los bares!

    Me gusta

  7. Te veo animadísimo como siempre, hacía días que no sacaba mi nube a pasear y hoy estoy tirando la casa por la ventana.Comparto tu pasión por la feria pero sobre todo por los libros, aunque reconozco que no pongo freno, me trago todo ladrillo bueno o malo que cae en mis manos, tengo que aprender a ser mas selectiva, sobre todo porque he de robar horas al sueño para poder leer.Por cierto, a mi, tambien me gusta Risto, su sinceridad y honestidad.Un beso para Miriam y otro para ti

    Me gusta

  8. Espero que te guste El Juego del ángel más que a mí. Yo me quedo con La sombra del viento. Un abrazo fuerte, compañero y acepto con gusto tu consejo sobre Risto. Le daré una oportunidad, pues si la opinión proviene de ti, la creo. Hasta pronto.

    Me gusta

  9. Samuel no conozco a Risto ¿Quén es? He preguntado a mi mujer que está más puesta en cosas del corazón y tampoco me ha dado un explicación, no le pregunto a ninguno de mis hijos para que no se rian de mí.Bueno lo que más me interesa es saber de ti ¿como estas? Un cordial saludo

    Me gusta

  10. Como seguidor de Ismael que eres. Como sé que eres de los míos en cuanto a música. Te invito al homenaje que le hice al señor Serrano en mi desván.Si quieres participar claro, pues sé que eres un hombre ocupado.Pero bueno, yo te invito formalmente y espero que te guste la historia. Ya me contarás si te apetece, compañero.Un abrazo muy fuerte y que no te alcance el vértigo.Hasta pronto.

    Me gusta

  11. Coincido contigo Daredevil. El final es un poco surrealista, pero no le fastidemos el libro al amigo Samuel. Je, je, je. Así que no digamos más.Un lacer encontrar amigos lectores en cualquier parte. Hablamos cuando quieras.Abrazos para todos.

    Me gusta

  12. Paseando, me alegra seguir teniéndote por aquí, y compartir contigo tantas cosas. Leer cualquier ladrillo no es malo, creo que de todo libro de puede sacar alguna enseñanza, por mínima que sea. Un saludo muy fuerte también para ti, gracias por pasearte por mi nube.Alatriste, de momento, el juego del ángel me está gustando bastante bastante y, aunque como me pasó con “la sobra viento”, me da igual lo que me cuente simplemente por el hecho de como lo cuenta, es el tercer libro que leo de Zafón y me está viniendo una extraña sensación, pienso que Zafón ha escrito tres veces el mismo llibro. Eso sí, maravillosas las tres lecturas. Por cierto, te he dejado un comentario en tu blog, por lo que escribiste sobre ismael, me he quedado glipado con la cantidad de comentarios que te ponen en las entradas, te estás haciendo famoso!Juan, Risto se ha hecho famoso por ser jurado del programa de televisión “operación triunfo”, pero esa es sólo la peor parte de él. Si quieres saber quién es realmente, lee sus columnas de los viernes en el diario ADN, o clica en el enlace que tengo a la derecha de mi blog que pone “Risto Mejide en ADN”. Creo que te gustará su lectura. Yo estoy bien, Juan, un poco liado con el trabajo y otros temas, pero bien. Ya ti cómo te va?Daredevil, no te gustó el final, pero bien que te gustó el resto del ibro, eh? que te lo leíste en dos días!Miguelón, me encanta la gente que insulta gratuitamente sin saber de lo que habla, y además critica esa actitud. Lo digo tanto por ti como por la persona que escribió el artículo en “elmundo.es”. No entiendo porqué, si no te gusta Risto, lees noticias que hablan de él y de su libro sin haberlo leído, supongo, ya que esas frases que pone como ejemplo aparecen en la contraportada, y hay varias cosas criticables del libro que no son precisamente esas. Gracias por demostrarnos que cualquiera puede opinar sobre cualquier cosa sin tener ningún conocimiento sobre lo que está diciendo, y que las críticas más sonadas son las más faltas de razón. Un saludo y, perdona que te lo diga, pero con comentarios como esos (me refiero a los insultos), no eres bienvenido.

    Me gusta

  13. He llegado a tu blog de casualidad y solo puedo decirte que yo tambien compré el libro de Risto porque ya venía leyendo todos los articulos que publica los viernes en un diario gratuito y me encanta esa forma de escribir que tiene.También fui a la Feria del libro a que me lo firmara y coincido contigo en que me hubiera estado toda la tarde hablando con él.No voy a defender si su paso por O.T es o no un papel, yo lo único que se es que para mi los ojos son el espejo del alma y hablando conmigo en la Feria yo le vi ojos de buena persona.Atrás dejo a esa gente que se queda solo con lo que se ve y no se paran a mirar hacia adentro. Creo que no merecen ni siquiera una mención.¿verdad?Un saludo cordial.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s