Ciervos

Lo que más me gusta de mi trabajo es observar a los ciervos.

Pareciera que mi trabajo consistiera en catalogar aves, o en ejercer de guardia forestal, etc. Nada más lejos de la verdad. Trabajo, como muchos ya saben, en una empresa de ingeniería de telecomunicaciones. Y aún así, lo mejor de mi trabajo es poder ver, de vez en cuando, a los ciervos.

Pueda resultar extraña esta afirmación si el lector desconoce por completo el contexto en el que se encuadra la misma. Es por ello que, brevemente, este aprendiz de brujo (pues para un servidor, aquellos cuyo oficio se basa en ofrecernos sus letras, son brujos) ha decidido dibujar los contornos de tan desconcertante afirmación.

Resulta sencillo.

Nunca aprendí a conducir. A mis oídos llega el murmullo general que surge de las gargantas asombradas, alienadas y obstinadas. Disculpen si se sienten ofendidos. No fue mi intención. Aunque sin más, me gustaría recomendar a todo humano que nació adherido a un volante que abandonara sus hábitos de conductor zombi y probara, durante al menos un par de semanas, a utilizar otros medios de locomoción. A veces las piernas son el mejor motor.

Esta ausencia de métodos privados con los que lanzarme a la búsqueda matutina de El dorado, el cual, por cierto, siempre está más cerca del punto de partida que de la meta… Esta falta, decíamos, de transporte propio, que me otorga la libertad de movimientos que tanto ansío, resulta extremedamente útil para el espíritu. El ánima encerrada en un carruaje de metal monoplaza se siente incapaz de ejercer actividad distinta a posar sus ojos en el camino, el cual siempre fue creado por otros, y seguir moviendo sus pies y manos arítmicamente hasta llegar a un destino que casi nunca es el deseado. Sin embargo, aquel alma libre, capaz de compartir asiento con varios cientos de personas y miradas y gestos y respiraciones y saludos y, resumiendo, vidas, podrá utilizar cada minuto que le resta en la actividad que más le reconforte.

Por poner un ejemplo y simplificar los detalles: Hoy estoy escribiendo en el tren.

Este mismo tren que recorre día tras día la los raíles, cargado de conversaciones, sueños, latidos, tristezas, locuras, verdades. Este mismo tren que, cada día, al pasar la estación de “el goloso”, dirige sus ventanas a un enorme parque cargado de vegetación. En aquel lugar, a mitad de camino hasta la siguiente parada, el observador consciente podrá divisar un claro cubierto de hierba. Y será allí mismo, en ese claro donde, si tiene suerte, descubrirá por unos preciosos segundos las fuertes cornamentas y las delicadas pieles de los ciervos que se acercan allí para conseguir algo de comida.

Y ahora discúlpenme, por favor, pues estamos llegando ya a la nombrada estación, y he de ver a los animales pastar.
Safe Creative #1002125507487

Anuncios

2 comentarios en “Ciervos

  1. Pues como no te pases de estacion, dificilmente vas a volver a esos filetes con pezuñas.
    Pero no sufras que en Isabel Collbrand tambien hay una fauna de cojones…

    Y para aprender a conducir, pillate a una maestra estricta como hice yo, que a 30 € por 45 minutos de “practicas” se espabilaba uno.

    Si seguro que ni ha hecho la mili el poeta este.

    Me gusta

  2. Te escuché leer esta historia en Luarca. Me sorprendió esa salida
    -“Lo que más me gusta de”… y como fuiste conduciendo a los receptores hasta el final. Hay fluidez en tu escritura, me gusta tu estilo, tu manera de narrar y como de una pequeña anécdota extraes una historia. También el humor y la denuncia.
    Aprendiz de brujo, siga escribiendo mientras viaja en tren y no deje de admirar a esos inspiradores astados…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s