Un nuevo mundo

A veces se encuentran tiradas por ahí, otras veces, perfectamente ordenadas en una secuencia muy concreta. En otras ocasiones los niños juegan con ellas y las distancian o unen a su antojo, con o sin significado. Más de una vez animan a las masas o alegran al individuo. En casos concretos te hacen llorar, de tristeza o de júbilo.

Nos emocionan y nos relajan. Nos alteran y nos calman. Nos olvidamos de que están ahí aunque la utilicemos continuamente. Las creamos y destruimos con la misma facilidad con la que respiramos. Pero siempre, siempre, están presentes.

Algunas son bastante tímidas, y se ocultan de la gente a plena vista. Por lo que las miramos y las miramos, pero la mayoría de las veces no las vemos. Pueden ser pequeñas, pueden ser gigantescas, pueden ser  pintorescas y estar bien maquilladas, o pueden ser serias y naturales.

En el caso de este instante de luz, una de ellas se apareció delante de mi instándome a pronunciar un “Te quiero”. Mayúsculo. Sobrecogedor. Poderoso. Inamovible.

Esa gran “T” me brindó la oportunidad de explorar un mundo nuevo: el mundo de las letras ocultas. Hasta ese momento, no había oído hablar de ellas, aunque algo sospechaba ya. Me siento privilegiado, ya que ellas han confiado en mí y se han mostrado por primera vez en toda su magnificencia ante mis ojos, aprendices en explorar el mundo tras un objetivo.

Por ello quiero dedicarle a la letras del mundo, desde lo más profundo de mi pecho, un sincero y cálido “gracias”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s