Ayer y hoy

Ayer hablé a la mañana
y la mañana no quiso contestarme.
No sé por qué tanto silencio.

El viento decidió ignorarme
y seguir soplando sin acariciar mi piel.
No sé dónde escuché su lamento.

Intenté andar los viejos caminos
y se ocultaron tras la niebla.
No sé cuándo perdí mi senda.

Quise entregar mi cuerpo a las estrellas
pero titilaron y se fundieron.
No se cómo murieron mis sentidos.

Pero hoy…

Hoy he hablado a la mañana
y la mañana me ha sonreído.
Ya sé por qué cantan los mirlos.

El viento me ha ragalado su abrazo,
se pasea entre mis labios.
Ya sé dónde encontrar un suspiro.

He andado nuevos caminos
que siempre llevan a tus brazos.
Ya sé cuándo iniciar mis pasos.

Las estrellas quieren entregarme su alma
y brillan en colores que nunca existieron.
Ya se cómo siente un ser alado.

Y es que hoy vuelves a mi lado.

Anuncios

Quinientos sueños

Quinientos los sueños
compartidos por aquellos
que en su camino buscan
un mundo en libertad.

Quinientos los años
necesarios para escapar
del yugo del presidiario
que en mi carcel habitará.

Quinientas las cartas
que el viento llevó
prendidas de tu pelo
para nunca regresar.

Quinientas las sonrisas
que nunca creí despertar
después de que la tristeza
decidiera descansar.

Quinientas las visitas
que mi alma invaden
cuando grito mi nombre
en plena tespestad.

Quinientas las miradas
que recorren las lineas
de un antiguo poeta
que se olvidó de rimar.


________________

Esta mañana mi blog ha amanecido con 500 visitas. Aún no lleva ni un mes abierto, y me parece maravilloso que en tan poco tiempo tenga ya una cantidad tan interesante de seguidores. Cada día entráis unas 20 personas, y algunos de vosotros dejáis vuestras necesarias palabras colgadas en los comentarios o en el chat. Este es un post de agradecimiento a todos vosotros. Ojalá dentro de otro mes pueda hacer lo mismo, pero con el doble de visitas. Y si tardamos más de un mes en conseguir las mil, o incluso si se tardara un año, estaría tremendamente agradecido, puesto que ya lo estoy, profundamente.

En unos días añadiré una nueva sección en el blog, en la que podréis disfrutar de algunas fotos realizadas durante algún que otro viaje. Así, intentaré que esto se convierta en un santuario para los sentidos. Despojaré a mi alma de ropajes, y expondré mi vida sin reparos sobre vuestras mesas, para que podáis disfrutar tanto como yo de algunos de los momentos que han marcado mi existencia.

Además, os insto a visitar los enlaces que tengo añadidos. Algunos de ellos son realmente emotivos, otros os harán pensar, alguno puede que os haga reír, y de todos ellos tendréis algo que aprender, como lo tengo yo cada día.

Aquí dejo mi vida y mis sentidos. Aquí dejo mis recuerdos.

Empezando a creer

Hace unos días os mentí. Os dije que huiría de la política en mi blog y, sin embargo, un par de días después, hago un comentario sobre las elecciones que creo que no fue bien entendido… O puede que fuera yo el que no entendiera los vuestros, no lo sé.

Así que, buscando mi redención, os escribo unos versos que espero sirvan para pediros perdón:

Empezando a creer

Rodeado de rostros anónimos:
ciegos los ojos, abiertos los párpados
del alma que ahora me llama,
la misma que un día
abandoné a mi nada.

Retozando excitado y alegre
entre palabras satisfechas,
las amapolas que son tus sílabas
me hacen soñar con mundos mejores.

Y empiezo a creer.

Nunca un puño ha sido tan concreto,
nunca una frase tan valiente,
nunca un verso tan extendido,
nunca unos labios tan sinceros.

Ahora puedo bajar de mi nube y comprender
que el cielo no se alcanza desde una cima.
Ahora puedo mirar tu corazón y entender
que mi camino se forja con tus caricias.

Mi paz depende de tu sabiduría.

San Valentín 2008

Hoy es un día propicio para el amor y, no nos engañemos, el sexo. Seguro que la mayoría de vosotros estáis pensando: “hoy pillo”. Pues la cosa no funciona así. Me imagino que ya lo habréis comprobado, ya que la muchos de vosotros lleva ya bastante tiempo felizmente casado/arrejuntado. Se necesita una complicidad, un compromiso, algo especial.

Como creo que ya sabéis, me gustan este tipo de fiestas materialistas. Soy así, ¿qué se le va a hacer?. Pero me gustan porque siempe tienen un trasfondo sentimental y precioso. Hacen que tu rutina sea un poco menos rutinaria, valga la redundancia, y nos encontremos con curiosas sorpresas. Periódicos que cambian sus páginas de portada; colores alegres en vuestro calendario, escritorio y vuestra ropa interior; e-mails pesados como el mío, etc. Quizá, con un poco de suerte, algún regalito os espere en la mesita de noche, por pequeño que sea.

Fijaos, por ejemplo, en algo que es costumbre en dinamarca, según leo en internet:

“En Dinamarca las flores tienen más glamour que nunca. Y es que, por este día, se tiene por costumbre enviar flores blancas prensadas simulando ser ‘gotas de nieve’ y se entregan a las personas más cercanas y queridas. También tienen costumbres algo más simpáticas, como el hecho de que los hombres envían ‘cartas graciosas’ a las mujeres sin más firmas de identidad que poner un punto por cada letra que lleva su nombre. Si la mujer en cuestión que recibe la carta acierta quién ha sido ‘su valentín’, él la recompensará con un huevo de Pascua.”

Yo, por mi parte, y como lo pide este día, os hago un regalito personal. Unos versos escritos a la carrera:

Furtivas son las miradas
etereas y perdidas,
lujuriosas, amarradas,
imposibles, lascivas,
zalameras, cansadas…

Desatado el deseo
ínfimo es el sentido,
anónimo el beso.

Distantes son los gritos,
enmudece el viejo mundo.

Santos los cuerpos santos
abrazados en el frío nocturno,
nómada de tu lecho santo.

Valeroso el miedo que vencemos
al alzar tu voz al viento,
letanía de los versos
esperanzados y eternos
nacidos del mismo credo
taciturno y quedo,
íntimos labios que (embusteros)
nunca pronuncian “te quiero”.

Saludos, nos vemos compañeros.

Un nuevo mundo

Aquella frágil flor
nacida entre mis dedos
dibuja un nuevo mundo
en sus pétalos sinceros.

Tiembla, mas no tiembla de miedo.
Llora, mas no llora por pena.

Y en sus gritos sordos
de pura alegría contenida
se escucha la belleza innata
que trae consigo su vida.

No busca oro ni plata,
rechaza presentes osados.
No busca amistades vanas,
desecha sentimientos vacuos.

Y cuando marchite
varias eras después
quedará en alza su memoria:
disfrutaremos con calma el ayer.

Ayer le comenté a José María que hoy tendríamos un cambio de registro. Pues aquí está. Espero que os haya gustado. Y si no, no os preocupéis, no lo repetiré mucho. El caso es que es lo que me apetecía hoy. Así, sin más.

Bueno, para aquellos que aún no lo sepáis, finalmente me quedo dos mesecitos más en este puesto, aunque previamente me cogeré unas pequeñas vacaciones. Quién se va a otro proyecto es nuestra compañera Noemí. Sé que la mayoría le echaremos de menos. Aquel que no, tengo por seguro que es porque no ha tratado con ella. De todas maneras, como siempre digo, la vida es una rueda que nunca para. Siempre volvemos a encontrarnos, y lo reencuentros son maravillosos.

Un gran abrazo para todos vosotros. El viernes que viene, más (aunque esté de vacaciones).

Un regalo

Muchos dicen, quizá no sin razón, que San Valentín es tan sólo un invento de los centros comerciales, con el único objetivo de sacarse un dinero extra.

¿Y qué si lo es? A mí me gusta hacer y recibir regalos, es esta fechas y en cualquier otra. Resulta que, a aquellos olvidadizos, les recuerda que alguien vela siempre por ellos. O al menos, que alguien te tiene la sufiente estima como hacerte un regalo.

Y un regalo no tiene por qué ser material. Por ejemplo, yo os voy a dejar uno aquí, para que no os quejéis. Y si creéis que lo hago por cumplir, estáis equivocados. Realmente me importais aunque a muchos no os conozca. Aquí va mi regalo:

Amor, siempre amor.

La noche vigila con ojos de luna
la danza inmortal de los refugiados.
E imparte su silencio mientras escruta
los sabores del amante inquieto, asustado.

El miedo a perder lo envuelve todo
y el sudor impregna su temor,
ya que le vuelve irremediablemente loco
escuchar de otros labios la palabra amor.

Amor por el que muere,
amor por el que mata.
amor, siempre amor:
amor que le delata.

Con sólo una palabra
su voluntad queda sellada.
Ha llegado el momento
de despertar cada mañana
al lado del más honesto
de los gestos que le regalan.

Espero que os resulte de agrado el regalo que aquí os dejo. Me conformo con que os despierte algún sentimiento, sea el que sea.

Besos y abrazos.