Hay gente que sonríe al revés

y el mundo se voltea.

Anuncios

Mensaje en una botella

Cuando Ike leyó el mensaje de la botella, entonces, y sólo entonces, de sus ojos brotó la primera lágrima de felicidad que nunca conociera el mundo.

Ésta fue la primera vez que Ike se sintió acompañado. Pero no fue la única, y de alguna manera él lo supo antes de que llegaran las siguientes botellas.

Años después, un viajero encontro en la playa una hilera interminable de botellas de todas las formas y colores. Cada una de ellas contenía una lágrima cristalizada de felicidad.